Contigo.

Ahora que soy vacío, apreso tu cuerpo dolorido,

esas manos de carne trémula, que duelen tanto al mirarlas.

Ahora que soy silencio, escucho la balada que tu pecho entona

con ese corazón que se agota.

Ahora que nada puedo ofrecerte, estoy aquí,

los brazos colgando, silentes, de mi cuerpo apresado

en un tiempo que aún está por venir.

Se que me perdonas, porque sabes que estoy aquí,

vacía, inútilmente dolorida, gastada de verte consumir,

aunque no aporte música a tus noches de ausencias,

aunque no tenga fuerzas para sostenerte,

sabes que soy yo, que estoy aquí, sufriendo de este instante agotador

eterno, a tu lado, y que te quiero,

aunque no espere nada y más por eso,

aunque no te consuele con milagros

y mi presencia sea casi invisible.

Estoy, apresada contigo en este tiempo

de incomprensibles signos, desistiendo

de querer comprenderlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s