Debilidad

Quise un momento de gloria,

en tu cuerpo,

en la arena,

en ese mundo que soñé.

Un único momento interminable, eterno,

para saborear tan lentamente

que nunca se acabase en

si mismo.

Soñé que eras de aire, transparente,

y yo una nube que te transportaba.

Un único momento fue el que quise,

por el que hubiese dado cuanto tengo.

Un momento efímero, fugaz, tan glorioso

que nunca lo olvidase.

Ese momento…

que transcurre cuando todo se para

y no termina nunca de pasar.

Lo que quise fue poco:

brevedad de ti mismo

en mis manos.

Un sueño, un deseo,

poco más…

pero no tuve fe,

mi voluntad se replegó en sí misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s