Mil muertes

Me mata tu ternura, lentamente,
como mata esa lagrima que aflora
en tu pupila sin caerse aguando
de a poco el horizonte.
Me mata tu silencio, sepultándome
debajo de esas piedras que no he visto
caer sobre nosotros, derrumbándonos.
Me matas con tu muerte, desangrando
las rosas una a una en las espinas
que ya son nuestros cuerpos,
nuestras vidas,
unidas desprendiéndose.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s