Desaprendiendo

A trompicones, también se ama.
A oscuras,
tentando el horizonte de los sueños
para ampliarlos
debajo de las piernas abriendo
vértices semiocultos.
A tropiezos,
como si siempre hubieses sido coja
y nunca antes supieses
flotar sobre las olas
de sus besos.
También así, se ama.
Cayendo
sobre tu cuerpo roto,
deshaciéndome
en otros tantos cuerpos
semiabiertos,
que han intentado amarte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s