Tarde sin flores

La tarde es una larga canción que va sonando

lentamente

en la arrítmica cadencia de mi cuerpo,

arrastrando mis piernas hacia el hueco

vacío

del silencio, ese silencio

que ensordece al oírlo y enlentece

el ritmo de mis dedos.

Las palabras…

…se pierden en el viento.

Soñé.

Soñé una tarde sin flores en la hierba,

a la sombra de un libro de Walt Whitman

escribiendo

versos  vacíos

huecos,

productos del hastío,

somnolientos.

Nada.

No fue más que una tarde como cualquier otra

en la que estuve tumbada sobre la hierba,

escribiendo.

 

 

 

Anuncios

11 comentarios sobre “Tarde sin flores

    1. Gracias, Asensio. Acabo de leerla en uno de mis blocs de notas de verano….es verdad que la escribí en una de esas tardes vacías, lentas… Me gustó al releerla y decidí compartirla. Un beso. 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s