Jugando a las cartas

Desde el otro andén se ven llegar.

Ejércitos de grises que caminan indistintamente

sobre cuerpos tendidos y manos levantadas,

con el gesto vacío y la barbilla alta.

Hace un tiempo que forman

parte de las patrullas que componen la masa

de personas transgénicas,

con el alma hibernada.

Cuando la rutina es

una larga cadena que comienza y no acaba.

Cuando sales de casa cualquier día

y ves que ya han pintado una manzana

con ese gris neutral que no se moja

caiga el agua que caiga.

Cuando nadie se asombra de que el mundo sea gris

y la costumbre acampa,

sea cual sea el hábito que vista

o la ruta llevada.

Sabes que hay alguien jugando una partida

con un as en la manga.

Anuncios

4 comentarios sobre “Jugando a las cartas

  1. Me has puesto los pelos de punta, me he visto a mi cada mañana en el metro camino del trabajo, como un eslabón de una cadena que ansias romper, pero a la que cada año que pasa te aferras con más fuerza. Estupendo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s