Bilocación (Texto del taller)

Todas las noches nos encontramos en la luna. Todas las noches desde hace mucho tiempo. Tanto, que se me hace difícil recordar la época en que no fue así.

La luna no es tan fría ni está tan lejos como se acostumbra a pensar. No es tan inaccesible ni se necesita tanto despliegue tecnológico para abordarla como nos han enseñado a creer. De hecho es tan fácil, tan simple, llegar hasta ella que hasta un niño puede hacerlo si realmente se lo propone.

Cuando éramos tan jóvenes que no nos alcanzaba el miedo, él y yo nos bañábamos desnudos en verano bajo la luz de la luna, esa luna redonda y blanca como la carne de mujer, de la que hablaba José Luis Sampedro en su Sonrisa Etrusca: La misma que levanta el mar. (1)

Cuando, muchos años más tarde, ya agotado en su lecho, me pedía cada anochecer que descorriese las cortinas y apagase la luz para que nos iluminase el astro, forjamos esa promesa entre los dos. Él siempre decía que si había un hombre en la luna bien podría haber dos, en alusión a un cuento que yo conservaba de mi niñez y que narraba la historia del leñador que equivocó su camino y acabó allí, en nuestro satélite, portando su haz de leña al hombro por los siglos de los siglos. (2) En esos momentos, yo siempre le hacía la misma pregunta: ¿No crees que dos hombres y una mujer son multitud? pero él se reía y se reía, diciendo que el astro lunar es muy grande y las noches muy largas y nunca es demasiada la compañía.

Y ahora, que nos vemos allí cada noche, he podido comprobar solo lo de la inmensidad lunar, porque las noches siempre se me hacen muy cortas y tengo que regresar a toda prisa, forzada por las circunstancias. También he de decir que jamás he visto al otro hombre, pero que me alegra que esté allí, porque así él no se siente tan solo durante el día, cuando yo no puedo acompañarle, y además, nunca, nunca, pasan frío, pues siempre tienen leña. El otro día estuve a punto de verle. Un movimiento, justo cuando acabé de llegar, un ruido ligero, y cuando miré ya no estaba, pero se le cayó algo…un sombrero de copa ancho, antiguo, que me desconcertó. Al ver la sorpresa en mi mirada Él me contó que por el día a su amigo le molestaba la luz, tan intensa allí arriba, y que para protegerse solía usar su sombrero y, de tanto usarlo, a veces al llegar la noche olvidaba quitárselo.

Se está tan bien en la luna…Su suelo es tan suave y tan blandito, que parece que andas sobre algodones, y hay tanta luz que la noche no parece noche. Y lo mejor de viajar así, sin nada, es que puedes respirar normalmente, porque tu cuerpo ‒esa engorrosa y pesada armadura‒ se ha quedado ahí abajo, en una cama de una casa cualquiera, de un país cualquiera, de una calle cualquiera de las muchas calles que existen en la tierra.

Notas: Texto elaborado para la escena nº 34 del taller Literautas.com. Tema: La luna. Elemento opcional: sombrero de copa.

(1) “¿Qué poder tiene la carne de mujer, redonda y blanca como la luna, que dicen que levanta el mar?”  cita recogida en el libro: La sonrisa Etrusca de José Luis Sampedro).

(2) Cuento del hombre lunar con el haz de leña al hombro (Basado en las manchas de la luna): Se cuenta que existió un leñador (llamado Juan Alpargata) que era muy pobre y un día en que regresaba a casa muy cansado de trabajar y con su haz de leña al hombro pidió a la luna que “se lo llevase” y ésta le obedeció y desde entonces, en las noches de luna llena puede vérsele con su haz de leña al hombro.

http://www.literautas.com/es/taller/textos-escena-34/5373

Anuncios

4 comentarios sobre “Bilocación (Texto del taller)

  1. Gracias, David, por tus bellas palabras. Este relato es como una oda, una especie de evocación y abstracción hacia lo que fue y lo que pudo haber sido… en fin, que es para mí un placer que así lo hayas visto (con buenos ojos)

    Un besazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s