Vigilia

Del umbral a la luz, por el camino

angosto de la sombra y de la duda,

donde nace el dolor

e inunda y vence

esta rutina tibia de los días,

del umbral a la luz, repito, digo,

amanece despacio, cual si fuese

la mañana ese parto dolorido

que abre en dos el mundo

y soy, al alba,

rumor de alas, pétalos caídos

de este sueño profundo en el que velo

confusa, a media voz,

ojos cerrados

que en el umbral se abren

hacia dentro.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s