Exilios

 

Demasiado pronto comenzamos

a pintar mariposas azules

sobre el muro liso y blanco

de la costumbre, la malsana costumbre

de exiliar a los pájaros.

Y al volver a nuestras casas rehuíamos el agua

no fuera a borrarnos el polvo

de las alas que llevábamos pegado en las manos.

Solo éramos niños que corríamos detrás del tiempo

esperando el momento de asirnos

a las horas colgantes

como si no tuviésemos más que piernas y sueños

y el deseo latiendo al compás de la lluvia

donde plantas carnívoras entreabrían sus bocas.

Demasiado pronto aprendimos a escondernos del ruido

que hacían nuestros pasos sobre el silencio,

sobre el frío pavimento de nuestras noches;

y al volver atrás los ojos temíamos al viento

que esparce las promesas y siembra

sobre las horas semillas de olvido.

Como si fuésemos siquiera algo más

que borradores de nosotros mismos

y no tuviésemos la piel llena de agujeros

contraídos por el frío;

avanzábamos a tientas armados

con la brillante coraza de la juventud

que nos hacía parecer eternos ante un mundo

que se hundía a cada paso que dábamos,

sin saber que volvíamos sobre nuestros recuerdos

aquellos que proyectábamos al futuro

y llenaban las retinas de nuestros sueños

meciéndonos en las horas furtivas,

las mismas que habrían de sostenernos

cuando nos flaqueasen las piernas y descubriéramos

que aún seguíamos en el mismo sitio.

 

 

 

 

mariposa-azul-copia

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Exilios

  1. A mi modo de ver, la poesía, a diferencia de la prosa, transmite, de forma mucho más íntima, los sentimientos de quien la escribe, bien desde sí mismo, bien desde la perspectiva de un personaje imaginado. Leerla, interpretarla, es un ejercicio de introspección en el que las palabras se hacen de quien las lee. Se busca en la propia experiencia aquello que se imagina.
    El camino es largo y el cansancio hace mella, sobre todo cuando nos encontramos en el mismo, gentes que lo comenzaron mucho después que nosotros. Dicen que uno se hace viejo cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas en la balanza de la vida.
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Comparto tu opinión, Isidoro. La poesía refleja de forma más íntima lo que sentimos y para mí es como una radiografía del alma. También es cierto que cada uno encontrará al leerla aquello con lo que se identifique según su experiencia personal. El ejercicio de introspección que tú has hecho te ha hecho conectar con mi poema ya que esa última frase de tu comentario me ha llegado adentro.

      Gracias por acompañarme en mis letras.

      Besos 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s