Antagonistas

Los gatos de Asunción eran los gatos callejeros, los abandonados, los sin dueño. Ellos solos se dirigían hacia el improvisado hogar adoptivo que la buena de Asun les procuraba: la antigua casa paterna, con sus musgosas escaleras y su jardín cubierto de setos y arbustos descuidados, tenía siempre las puertas abiertas para uno más. Cuando llegó aquel gato malherido, al que le faltaba un ojo y varios platos de comida, los otros gatos lo rechazaron. Asunción se extrañó; nunca en toda la historia de su asilo gatuno había visto una actitud igual. Sorprendida,  se acercó al gatito marginado para prodigarle atenciones. Fue entonces cuando entendió el motivo del rechazo. El gatito no venía solo, lo seguía, intentando esconderse entre las matas sin conseguirlo, un perrito igual de escuálido que, con el único ojo que le quedaba, los espiaba como un radar moviendo la cabeza desconfiado.

Microrrelato elaborado para el espacio ENTC bajo el tema: Perros y/o gatos

http://estanochetecuento.com/antagonistas-manoli-vf/

Anuncios

6 comentarios sobre “Antagonistas

  1. Precioso micro, muy navideño. A veces pienso, que las desgracias, las tragedias, son lo único capaz de unir a los seres humanos. Como el caso de ese gato y perro. A poco que la vida se vuelve tranquila y rutinaria comienza la individualización, el egoísmo. ¡Suerte en el concurso!

    Le gusta a 1 persona

  2. Tal como dices, David, las condiciones extremas son las que más unen; como el abandono y la mutilación en este caso. Ante eso, los prejuicios carecen de sentido…

    Muchísimas gracias, David.

    Besazos

    Me gusta

  3. Supongo que entre el gatito y su colega el perro verían el mundo en toda su magnitud al aportar cada uno la mitad de la visión, y eso les hacía inseparables. Muy buen texto, imaginativo y tierno, con más fondo del que se extrae de una primera lectura. Enhorabuena y abrazos, querida amiga Manoli.

    Le gusta a 1 persona

  4. Esto puede ser el comienzo de una gran amistad, que diría Humphrey, ja, ja… Qué razón tenéis en que las desgracias unen a las personas mucho más que la rutina diaria. Y qué lástima que así sea pero bueno, peor sería que ni siguiera en esos casos pudiésemos dejar aparte nuestros prejuicios.

    Tu magnífico relato me deja tiernamente intrigado sobre la vida que Perro y Gato pueden llevar a partir de ahora en tu orfanato gatuno, que quizás tenga que ampliarse a otras especies.

    Tu relato me recuerda a esos cuentos con moraleja que leíamos de pequeños en los libros de lectura del colegio. Qué buenos recuerdos. Tiene la misma magia. Un beso muy gordo

    Le gusta a 1 persona

  5. Es curioso, Isidoro, en la página para la que elaboré el texto, también hubo quien comentó que mi texto encerraba una enseñanza o lección. Nada más lejos de mi intención que ser moralista (no me gusta nada) pero puede que el tema de la integración sea nuestra gran asignatura pendiente. Lo cierto es que comencé a escribir con una imagen en la mente: la del asilo de gatos y el personaje de Asun, el perrito se me asomó, como un destello, hacia el final del relato dando este resultado.

    Besazo y mil gracias por pasarte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s