Señales de humo

Ilustración: Jim Kanzanjian

Ádam era oscuro y luminoso a la vez.  De temperamento reservado y huidizo, era capaz de tejer las más extraordinarias fantasías y lograr arrastrarte con él al epicentro de su mundo. Realidad e irrealidad se daban la mano a su lado y en mí siempre quedaba la duda de si todo lo que vivíamos no era sino un espejismo en el inmenso desierto en el que los dos habitábamos. Demasiado tiempo tardé en ver la naturaleza del castillo que me había regalado.

Sí, Ádam edificó para mí un castillo en medio de la nada. Un castillo lleno de agua en el que yo nadaba sin salvavidas, confiada en la benevolencia de sus corrientes. Nunca quise ver la contradicción en su ardiente mirada. Quizás por eso, cuando quise salir abriendo las compuertas,  no tuve más remedio que arrojar al fuego todo el arsenal de sueños que lo sustentaban.

                                                                                                                                 ©   MVF

Microrrelato basado en la imagen. Elaborado para la sección Viernes Creativo (elbicnaranja)

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/01/20/viernes-creativo-escribe-una-historia-172/comment-page-1/#comment-5704

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Señales de humo

  1. Hola Manoli
    Muy buena esa interpretación de la imagen como metáfora de vida. Interesante el juego, en lugar de buscar imágenes que podamos visualizar como sustento de la idea que queremos transmitir, es la ilustración, con sus contrastes, su muros, su luz y oscuridad, la que cobra vida en esa personalidad que subyuga. Hernoso castillo que, en cambio es veneno para el aire que lo rodea. Esa idea de arrojar al fuego los sueños està muy lograda y muy acorde con la composición
    Un fuerte abrazo compañera

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias, Isidoro. Llevo un tiempo inmersa en el género del microrrelato, y tengo algo descuidado en el blog el tema de los relatos más largos, que sigo elaborando para distintos medios y que, por cuestiones de tiempo subo un poco menos por aquí. Lo cierto es que los micros me atraen cada vez más por las casi infinitas posibilidades que presentan en su composición y forma de abordar el contenido.

      Agradezco tu atención y análisis, es verdad que ese castillo, encierra el castillo interior que nosotros mismos construimos, nuestra utopía que a veces se desmorona drásticamente. Menos mal que la sombra, con la presencia de la luz, desaparece.

      Muchos besos, compañero.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s