El siseo del tiempo bajo la piel

Hay algo que aún no te he dicho…

Por más que aparente ser una mujer seria, afanada en mil y un quehaceres cotidianos; por más que me embarque en infinitas luchas, dejándome la piel en cada nueva causa; Por más que discurra cada día por las mismas calles y avenidas, fingiendo saber adónde voy… No te he dicho que pierdo la noción del tiempo siguiendo el vuelo de una cigüeña, que, al extender la ropa de la colada, el siseo que hace el aire sobre las blusas eriza el vello de mis brazos… No te he dicho que basta el hueco de una escalera, la mirada de un desconocido, el toque de un reloj, o el reverso de una revista, para llevarme lejos, porque, aunque nunca te lo haya dicho, hace tiempo que sé que nada es cierto. Que todo esto es mentira.

Texto elaborado para la sección Viernes Creativo de El Bic Naranja bajo la premisa de continuar la frase: Hay algo que aún no te he dicho…

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/02/24/viernes-creativo-escribe-una-historia-177/comment-page-1/#comment-5825

Anuncios

6 comentarios sobre “El siseo del tiempo bajo la piel

  1. Hay tantas cosas que no se dicen… Unas porque no se halla el momento, otras porque es mejor callar, otras porque pertenecen a nuestra intimidad… La verdad es que a mí me pasa un poco como a la protagonista de tu relato, que el vuelo de una mosca me lleva de aventuras, aunque en mi caso es una verdad evidente, ja, ja

    Un relato corto, pero intenso, un pensamiento fugaz que nos hace pensar en nuestra propia forma de ver las cosas. ¿Verdad o mentira? Quién sabe

    Hermoso y poético. Un abrazo Manoli

    Le gusta a 1 persona

    1. Todos tenemos nuestros propios mundos, Isidoro, que subyacen bajo el mundo aparente. Igual que hay múltiples perspectivas hay múltiples realidades; esta multiplicidad de las cosas siempre me ha llamado la atención.

      Muchas gracias por tu compañía, siempre bienvenida para mí.
      Mil besos

      P.D: Por cierto, que sobre el vuelo de una mosca se han escrito cosas extraordinarias, no hay más que leer el cuento de Catherine Mansfield “La mosca”, para averiguarlo, jaja 😛 aunque, de ordinario, no baste menos. 😉

      Me gusta

  2. Me alegro de que lo hayas leído, Isidoro, yo no hace mucho que lo descubrí y, la verdad, es una maravilla, un retrato de la psique humana que, cuando es absurda, es la más absurda de todas.

    Un besazo 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s