Nubes de domingo o Pretty woman 2

Odiaba los viernes. ¿Espíritu de contradicción? Para la inmensa mayoría el viernes era uno de los mejores días de la semana. Para ella significaba entrar en una puerta giratoria y chocar con todos al salir. Así era su vida, siempre en contra dirección, como correr en sentido inverso al salir de una fábrica.Y es que tenerlo todo a veces significa tener nada, si ese todo no tiene nada que ver contigo. Debajo de su cara bonita bullía la rabia de tener que consentir siempre, de aceptar lo que le convenía cuando bien sabía que pagaba un precio muy alto por vivir en las nubes, sin tocar el barro, sin manchar su piel de realidad.

Odiaba los viernes, porque sabía que él estaría puntualmente esperándola, para hacerle revivir la misma película, una y otra vez. Con su invitación para el teatro y la cena reservada en el mejor restaurante. Sabía que después de la cena irían a bailar y la velada culminaría en la mejor suite, entre copas de champán y pétalos de rosa. Se sentía sola y terriblemente culpable de no agradecer ninguna de estas cosas. De esperar con ansia el domingo para despedirle en la estación y vagar, al fin libre por las calles, como la trotamundos que era, reinventando otra vez Pretty Woman.

 

 Autoras del texto:

Primer párrafo: Vivian (Cas Cass) http://bibilaurugualla.blogspot.com.uy/  

Segundo párrafo: Manoli VF http://www.lascosasqueescribo.wordpress.com

 

Nota: Casualmente, acabo de leer que el guion de Pretty woman se reescribió más de seis veces  y que en las primeras versiones el final era bastante diferente a ese final feliz que resultó ser un éxito taquillero.