Próximo destino

Cuadro: Habitación de hotel (Edward Hopper)

Hace calor. Aún no he dejado de ser Eilen. Miro la guía de viajes y los diferentes horarios. Próximo destino: Chambéry. Estación de Challes-les-Eaux. Catorce horas desde Madrid y transbordo a mitad de camino. Podría coger el avión hasta el aeropuerto de Lyon, pero necesito ese tiempo. No tengo prisa. Me gusta el tren, aprovecharé para embeberme de información sobre el lugar. También para despojarme del recuerdo de Glasshouse, de la sumisa voz de Eilen y su triste peinado… Hace calor. Espero verme bien con el pelo claro. Después de una semana aquí aún me siento sin fuerzas. Lo peor es siempre este momento, en el que me despido de mi misma. Mañana olerá a nuevo y todo volverá a comenzar: Eilen, Alice, Verónica, Janet, María… todas ellas habitan en mi piel, transpiran por mi cuerpo y asoman a través de mis ojos. Hace calor. He de prepararme para esta cita a ciegas. Otro lugar. Otros rostros. Hasta que, al fin, llegue el día en que decida quedarme y ser solo una. Ahora me llamo Denise. Algún día me llamaré Aurora…

©Manoli VF

Texto basado en la imagen, elaborado para el blog de escritura creativa Nosotras, que escribimos.

http://nosotrasqueescribimos.blogspot.com.es/2017/03/proximo-destino.html

 

 

 

 


 

Anuncios

4 comentarios sobre “Próximo destino

  1. Una mujer frente a un destino que cambia constantemente, que, por algún motivo, siempre está de paso y no acaba de asentarse en ningún lugar.
    Buen texto para acompañar esta obra de Hopper, donde, de alguna forma, siempre se resalta la soledad.
    Un abrazo, Manoli

    Le gusta a 1 persona

  2. Ya te lo he dicho, me gusta la lectura que haces de las imágenes. Aquí, en pocos trazos creas una atmósfera, un personaje. Con la reiteración de “Hace calor”, los nombres de los lugares o de las personalidades… Estar en todas partes y en ningún lugar, condición misma del ser humano. Un nombre en cada estación. Me recuerda un poco a lo que hacemos los que escribimos en internet, ja ja
    Muchos besos. Hasta el próximo

    Le gusta a 1 persona

  3. Eso es exactamente lo que quise transmitir, Isidoro: ese vagar, aquí y allá; ese ser y no ser, ese cambiar. Presento un personaje que siente el abatimiento de cambiar de piel una y otra vez, en ese momento en el que se para y “hace calor” el calor es una metáfora, hace referencia a la combustión, a la quema, al comienzo.

    Sobre todo, me encanta que “hayas leído” tan bien lo que narro de forma imprecisa.

    Gracias por tu valiosa compañía.

    Mil besos. 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s