Lágrimas enquistadas

La imagen puede contener: una o varias personas

Al llegar a casa, Jimena venía tan impactada que no decía palabra. Por más que intentaron hacerla hablar, ella no hacía más que señalar su garganta y negar con la cabeza. Era como si al presenciar la pasión se le hubiese secado la voz y convertido sus cuerdas vocales en esparto reseco. La madre le preparó zumos de naranja por lo de la vitamina C y también licuados de zanahoria por lo del betacaroteno, pero ni con esas. Acudió al herbolario y compró pastillas de própolis con equinácea que dio a Jimena varias veces al día, amén de las gárgaras con zumo de limón y miel casera. Pero los días pasaban sin que la joven recuperase el habla, hasta que la madre, harta de probar remedios, se le ocurrió ir a la parroquia y mediar un tarro con agua bendita. Al llegar a casa, introdujo la mano en el agua sagrada y roció la garganta de Jimena, explicándole que la lavaba con las lágrimas del cielo y no era justo que ella no le diese las gracias. En el acto, se obró el prodigio en las cuerdas vocales de la muchacha, que rompió a llorar todas las lágrimas que tenía enquistadas, al tiempo que explicaba a su madre que el silencio se le había aferrado a la garganta al ver pasar el Cristo bajo los hombros de Justa y Jonathan, y observar, en sus furtivos besos, que ambos la traicionaban.

 

Manoli VF ©

 

Texto basado en la imagen propuesta en El bic Naranja: Viernes Creativos,  y elaborada en un Viernes Santo (14704/2017)

Anuncios

4 comentarios sobre “Lágrimas enquistadas

  1. Estupendo relato, Manoli. No solo es ese despliegue de remedios de los de toda la vida, el cual provoca mucha fluidez y continuidad a la historia. Si no por ese juego de engaños que nos lleva de la devoción religiosa a la belleza de esa imagen de lágrimas enquistadas por esa visión tan fugaz como de un dolor infinito, del dolor del desengaño. Fantástico!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, David. Es un placer tenerte por aquí y leer tus generosas palabras. Dadas las fechas, he mezclado tradición y traición en el argumento, desde el contexto hasta el interior de los personajes. Celebro que te haya gustado!

      Muchos besos.

      Me gusta

  2. Lo que te digo. Y encima te permites el lujo de hilar una nueva historia con la misma imagen y las lágrimas de fondo. Como tú dices, muy apropiada para Semana Santa, ligando tradición y traición. Como David, pasmado me quedo con esa fluidez que los remedios caseros dan a la narración (te sabes todas las recetas de la abuela, eh), para desembocar en esa candidez rota por el amor traicionado. Muy buen relato. Te luces Manoli
    Por cierto, muchas gracias por tus comentarios en mi blog, que acabo de leer
    Máas besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Aquí y ahora, Isidoro, te diré un pequeño secreto respecto a los remedios: estudié fitoterapia y nutrición, jajaja, y algo se me ha quedado… 😉 Respecto a lo de la imagen, pues sí, esta vez me pasó que, al poco de escribirla, con el tema Semana Santa y lágrimas, sentí que tenía que escribir algo más y no creas, porque, por esas cosas que pasan, escribí en poco tiempo como cuatro microrrelatos en los que las lágrimas estaban presentes, supongo que, conscientes o no, tenemos guardados muchos llantos y, como las nubes cuando se condensan mucho, se abren.

      Agradecísima por tus lecturas, y aún más por tus generosas palabras, Isidoro (Justo acababa de comentar tu saga de Lily en tu blog cuando he visto casi a un tiempo tus comentarios, jaja)

      Muchos besos, compañero, y ninguna lágrima, más que las de risa o alegría 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s