Alquimia

Resultado de imagen de imágenes de plumas con sangre

Cuando comenzaba a escribir daba igual lo que vertiese. Penas descarnadas florecían cual hortensias silvestres sobre el teclado, cuchillos hambrientos de sangre se transformaban en metáforas universales y hasta los pedazos de noche, esos que nadie quiere, de triste miseria y desgarro de bilis, que caen por el agujero del tiempo, fructificaban en girasoles de letras, conformando un cuadro de palabras. Solo ella se daba cuenta de que la belleza que vomitaba en sus textos era directamente proporcional a la ponzoña que tragaba, de que su hambrienta pluma se nutría, al igual que Dorian Grey en el libro de  Wilde, de la vida en su forma más primitiva: sangre transmutada en tinta, fuego apagado con lágrimas.

 

Historia elaborada para el concurso de Zenda Historias de libros:  #historiasdelibros

Libro citado en el texto: El retrato de Dorian Grey (Oscar Wilde)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s