Ser tú

Resultado de imagen de imágenes de libros

Tú que me lees, no sabes, lo que yo daría por traspasar el papel de este libro y convertirme en protagonista de tu vida. Siquiera un momento ser de carne y hueso; aunque la carne pese y los huesos duelan. Salir al balcón de tu casa y respirar el aire de tu jardín, adormecerme en el sofá cómo tú, cuando escuchas música. Enfadarme una y otra vez con tu compañero de piso. Salir a la calle, aunque me caiga y tenga que levantarme una y otra vez, aunque el tiempo me desgaste y un día quede de mí sólo un nombre y un par de fechas. Saber que he vivido. Salir de estas líneas en las que duermo todos los días, siempre dentro de la misma historia. Poder sacudirme el pelo de la cara, sentir el calor del sol, oír el ruido de la lluvia golpeando tus ventanas. Vivir tu vida y, si me cansase, escribir inventando otra.

Micro publicado en la red Falsaria, en la revista digital Valencia Escribe, y presentado al concurso de Zenda Historias de libros.

Anuncios

4 comentarios sobre “Ser tú

  1. ¡Vaya! Eso sí que es darle la vuelta a la tortilla. El texto le habla al autor. Con un mensaje que suscribo. Muchas veces nos obcecamos en sueños de grandeza, objetivos numerarios, planazos de futuro, sin pararnos simplemente a respirar, a sentir el viento en la cara, a sentir el placer de meter la mano en el saquito de guisantes, como decía Amelie en aquella película. Que nos lo tenga que decir el texto, ¡ya nos vale! Yo creo que siente envidia, sobre todo, porque no puede, aunque se canse de las letras que le dan forma, escribir inventando otras.
    Tu texto me parece, desde luego, magnífico y tu creatividad, imparable
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Le tengo especial cariño a este sencillo texto, que escribí hace ya bastante tiempo y publiqué en las revistas que he mencionado antes. Es un micro cuyo mensaje has captado muy bien: siempre queremos aquello que no tenemos o no somos, sin pararnos a pensar cuánto darían otros por lo que nosotros poseemos sin valorar, o que solamente valoramos cuando nos falta para extrañarlo después. Ay, esta insatisfacción es como un defecto de fábrica, que si bien nos impulsa a no conformarnos y a descubrir nuevas cosas, por lo mismo hace que no nos detengamos a saborearlas como se merecen.

      Como siempre, encantada de tenerte por aquí, Isidoro.

      Mil besos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s