El Aviso

En cierta ocasión en que regresaba a casa después de una noche de juerga, me encontré con un gato de un solo ojo que parecía aguardarme en el portal.

ꟷ¿Qué haces exponiéndote de esta forma a estas horas de la madrugada? ꟷme increpó.

ꟷ¿Desde cuándo a los gatos les importa la hora en la que llego a casa? ꟷpregunté a mi vez.

ꟷEscucha, por mucho que mi apariencia te engañe, te aseguro que no soy un gato.

ꟷ¿Ah, no? ¿Y qué clase de bicho eres?

ꟷNo soy más que tu conciencia que te está avisando.

Solté una carcajada pensando que había bebido más de la cuenta y, sin más consideraciones al respecto, comencé a subir los peldaños.

ꟷ¿Dónde vas, desgraciado? ¿No ves que no estás en condiciones de entrar en casa? Inquirió el minino, cerrándome el paso.

ꟷ¡Déjame en paz, miserable!  ꟷProrrumpí dándole un puntapié que lo lanzó escaleras abajo.

ꟷ¡No enciendas la luz, inconsciente! ꟷme gritó aún desde el fondo del rellanoꟷ ¡Recuerda que tu aliento etílico podría provocar un fuego!

Maldiciendo al gato con botas me dispuse a abrir la puerta de mi casa. Amigos, nunca despreciéis la forma que puede adoptar vuestra conciencia para avisaros de que  habéis dejado el gas abierto, porque lo siguiente que recuerdo es la sirena de los bomberos, eso y la voz del médico diciéndome al despertar:

ꟷTiene suerte de haber perdido solamente un ojo en el incendio.

                                                                             MVF ©

 

Cuento publicado en el número 2 de la revista de Zaragoza: El Callejón de las Once Esquinas

Anuncios

4 comentarios sobre “El Aviso

  1. Muy bueno, Manoli. Un relato de los que disfruto, de esos en los que de inicio aparece ese elemento extraño que plantea la duda en el protagonista, y el interés en el lector por conocer la historia que hay detrás. Con solo las dos primeras líneas ya percibimos que el autor tiene una historia que contar, de manera directa sin excusas. Y con ese inicio el desarrollo y final no decepciona sino que aparece redondo, todo encaja. Fantástico! Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias, David. Me encanta abordar este tipo de textos, el surrealismo narrativo me gusta mucho. El peligro de captar la atención del lector introduciendo un elemento extraño, reside en mantener la atención y proporcionarle un final que no defraude sus expectativas, por lo que agradezco y valoro las palabras que me dedicas. Aunque tuve claro desde el principio la idea que quería desarrollar y su final, en cuánto a la forma lo tuve que trabajar un poco y no estaba segura de que se entendiera. Tras leerlo, algunos compañeros me han comentado que ese gato se ha quedado con ellos, jaja 😉

      Un beso muy grande.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s