El vigía

 

La imagen puede contener: 1 persona, de pie y exterior
Foto: Carl Størmer (1890)

 

―Espera aquí, Pedrito, que voy a enseñarle a la señorita donde queda una dirección. ¡Y deja de mirar a los transeúntes con ese ridículo catalejo, que te van a tomar por un pirata!

Mi madre, de tan lista, a veces se pasa de rosca y se vuelve tonta: Espera aquí, Pedrito, que voy enseñarle a la señorita donde queda una dirección… ¡Como si ignorase yo su oficio de alcahueta, que cada vez tiene menos clientela! Menos mal que a la paga que le da Maruja por promocionar sus habitaciones le añado, de extranjis, la propina que me dan a mí los maridos de las señoras por avisarles cuando llegan de vuelta que si no…

 

Manuela Vicente Fernández ©

 

Texto elaborado para el espacio Viernes Creativo de El Bic Naranja

Anuncios

Un comentario sobre “El vigía

  1. Me estoy imaginando al niño con el catalejo, y hasta vestido de marinerito y todo, repitiendo la frase en bastardilla con el soniquete de resabidillo, ja ja
    Menudo el chaval, todo un genio de las finanzas… No quiero ni pensar lo que hará con unos cuantos años más… Brrrr, miedo me da
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s