La puerta mágica o la aprendiz de maga

 

―Una vez encontré una puerta que estaba buscando una casa ―habló el mago.
―¿Y la encontraste? ―preguntó Alicia, la aprendiz de maga.
―Sí y no. Uno nunca sabe si está encontrando lo que busca cuando no tiene una idea definida de lo que es.
―¿Quieres decir que no sabías lo que buscabas?
―Prefiero decir que sabía lo que no buscaba.
―¿Y qué fue lo que encontraste?
―Bueno, digamos que las casas me encontraron a mí.
―¿Las casas?
―Sí ―respondió el mago, poniendo cara de estar revelando un secreto― A veces una misma puerta puede conducir a muchas casas. Todo depende del día, de lo que esperes encontrar y de la fuerza que apliques cuando la abras.
―Cuéntamelo todo, por favor ―pidió la joven aprendiz.
―Está bien, pero no seas impaciente. Te contaré la historia tal y cómo sucedió, pero después tú tendrás que atar los cabos sueltos y sacar tu propia conclusión.

»Yo caminaba sin rumbo fijo, casi a punto de desistir de mi objetivo –comenzó a contar el mago― Llevaba mucho tiempo buscando una casa. Pero no quería una casa cualquiera, sino una capaz de transformarse. Supongo que es difícil de explicar; pero jamás de los jamases imaginé que antes de encontrarla pudiese encontrar la puerta y, sin embargo, por insólito que parezca así fue. Tropecé con ella por casualidad, de hecho me salió al paso, porque de pronto estaba delante de mí. La puerta y yo solos: ¿te lo puedes figurar? no había nadie alrededor en varios metros a la redonda, ni siquiera edificios. Sin darme cuenta yo había caminado durante horas, en un estado de ensoñación. Iba como sonámbulo, sin pensar en nada, solo concentrado en mis propios pasos, en el aire cortándome el rostro mientras seguía hacia adelante. Andar y andar. Yo no sé si alguna vez has andado como si no pudieses parar, como si no tuvieses nada más que hacer y el objetivo mismo fuese seguir caminando. Pues así iba yo, concentrado en el camino y sin esperar nada y entonces ¡zas! ahí estaba la puerta, como si la intensidad de mi deseo y la energía que yo mismo había generado con mi pensamiento se hubiesen concretado en ella. Una lustrosa y robusta puerta con su aldaba de hierro forjado delante de mí. Fue en aquel momento cuando percibí lo mucho que me había alejado de la ciudad. No niego que sentí un poco de miedo y tuve el impulso de volver sobre mis pasos; de considerar que esa puerta, que había aparecido de la nada delante de mí, no era más que un producto de mi imaginación, exaltada por el intenso ejercicio. Pero mis dudas se esfumaron pronto. Si había llegado hasta allí era por algo y la puerta estaba esperando que reaccionase. Así que inspiré fuerte y tiré del picaporte, imaginando que hubiera lo que hubiese al otro lado era bueno. Nada más abrirla, me encontré ante un jardín lleno de exóticas y frondosas plantas. La vegetación era inmensa y un camino serpenteaba ante mí, cubierto de pequeñas piedras. Era increíble, como uno de esos jardines de cuento que dibujas de niño. Si era un sueño lo que estaba viendo no quería despertarme. Avancé por el sendero empedrado hasta lo que parecía ser una gran mansión. Al llegar a ella me detuve ante otra puerta, con su brillante aldaba esperándome.
―¿Y llamaste? ―pregunta la aprendiz de maga, expectante.
―Sí, Alicia. Llamé.
―¿Y qué fue lo que pasó?
―Que abriste tú. Abriste tú y comprendí que el sendero por el que los dos habíamos caminado hasta encontrarnos era el mismo. Por mucho que tú te creas aprendiz y a mí me llames maestro».

 

Fuente de la imagen: Pinterest

 

Anuncios

6 comentarios sobre “La puerta mágica o la aprendiz de maga

  1. Moraleja: aunque recorras un camino más largo, con constancia y esfuerzo siempre se llega a la meta. Bueno, me lo he inventado pero bien podría ser esta la lección de tu cuento, no? Entiendo que es un cuento infantil pues la temática y el tono así parecen indicarlo, y a su manera tiene hasta intriga por saber qué se encontrará el mago tras las puertas que se van abriendo en su camino. Sin duda creo que gustaría entre el público infantil, y no tan infantil. Muy bueno Manoli. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pues sí, Jorge, bien podía ser esa la moraleja, añadida a esta otra: por muchos galones que lleve el maestro nunca puede olvidar que también está aprendiendo del alumno.

    Este “Cuento” pertenece en realidad a una serie de cuentos alegóricos llamada: “Siguiendo los pasos de Alicia” y basada en el cuento por excelencia de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo” aunque es un cuento catalogado como infantil, en realidad es un cuento lleno de símbolos, dirigido al niño/a que tenemos dentro de nosotros.

    Muchas gracias por tu visita y palabras, Jorge.

    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Espera, que te cuento algo curioso: ayer (no había leído esta entrada) estaba trasteando en mi blog y me di cuenta de que no tenía el tuyo en mi lista de “blogs que sigo”, así que me fui a la lista de lectura, copié la URL y la pegué en el sitio correspondiente de la configuración. Acto seguido, abrí el blog. Casi me da algo, porque pensé que se me había metido un virus: una enorme puerta de madera ocupaba casi todo el espacio… (No sé creo que debe ser algo de la imagen de Pinterest, que en blogger no la transformaba en miniatura) Bueno, pues, ¿qué haces tú con una puerta? Pues la abres ¿Y a que no sabes lo que me encontré?…
    Me ha gustado mucho tu cuento. Una hermosa metáfora. Porque a veces nos pensamos que es la llave lo que importa. Y no. Es la puerta.
    Un beso grande Manoli

    Le gusta a 1 persona

  4. Jaja, pues debe de ser eso, porque lo cierto es que la imagen en Pinterest sale más grande, de hecho yo la recorté y lo mismo a ti te salía con el tamaño original. Así que entraste… es lo mejor que se puede hacer cuando se encuentra una puerta en medio de nuestro ensueño porque es la única forma de saber lo que esconde 😉

    Mil besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s