Aficiones

 

Imagen relacionada

No me gusta el fútbol. Nunca comprendí esa diversión, ese juego en el que todos giran alrededor de un balón que rueda de uno a otro hasta lograr entrar en la red. Dos equipos enfrentados. Gana el que consiga marcar el mayor número de goles en la portería contraria. ¿Y eso es todo? Recuerdo que alguna vez en el colegio me obligaron a jugar, si es que puede llamarse jugar a limitarse a ser un poste ambulante, que se aparta cuando ve que estorba el paso a los demás. Un balón y once jugadores a cada lado. Todos para uno y uno para todos. Para un total de veintidós personas que se lo disputan. ¿Puede haber algo más absurdo? No me gusta el fútbol. Pero. La vida da tantas o más vueltas que cualquier balón. Ahora entro en la habitación de mi hijo y amo el fútbol porque el fútbol me habla de él. Del partido de los domingos, de los amigos de los viernes, de las tardes en el sofá los tres: El abuelo y el padre y el nieto, que es el hijo. Tres generaciones que se reúnen en casa y gritan gol al unísono. Pero. Sigue sin gustarme el fútbol. Cuando hay partido yo me voy a otra habitación a escribir. Como ahora mismo, mientras ellos, los tres, siguen hablando de fútbol. Yo escribo. Un relato para un concurso que, vaya por dios, trata de fútbol también.

 

Relato escrito para el concurso de Zenda libros #historiasdefútbol

 

Anuncios

6 comentarios sobre “Aficiones

  1. Mal mes para quien no le guste el fútbol, je, je, je… Un micro estupendo en el que precisamente, el protagonista, pese a no disfrutarlo, sabe ver la magia de quienes nos clavamos frente al televisor para ver a nuestro equipo.
    Como decía aquel: “El fútbol no es una cuestión de vida o muerte, es algo mucho más importante”. Un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

  2. En efecto, David, que duda cabe que, de una forma u otra, acabamos amando, aún sin querer, aquello que hace vibrar a los que amamos. Y así debe ser 😀

    Muchas gracias por tu visita y feliz mes de fútbol y de sol. Un besazo.

    Me gusta

  3. En lo más profundo de su ser dudo que alguien ajeno al mismo comprenda ese deporte y tan sólo finge que lo hace para no parecer tan raro frente a los demás.
    Luego estamos los que nos nos fijamos en las apariencias mínimas.

    Saludos,

    J.

    Me gusta

  4. Cuando los que te rodean lo viven, ya no eres del todo ajeno, José A. Aunque eso no quiere decir que pueda gustarte, jajaja. Por mi parte, quizá esté bastante cerca también de la tercera afirmación 😀

    Gracias por leer y comentar. Saludos.

    Me gusta

  5. Pues mira por donde el fútbol te ha dado para escribir un micro en el que pareces perdonar al fútbol por causa de fuerza mayor. A mi, más que no gustarme el fútbol, no me gusta lo que lo rodea, y esto podría dar para una larga conversación. Ahora, bien, este mes es casi obligado sumergirse en algún que otro partido, y no cabe duda de que muchas emociones se mueven en torno a este deporte. Mucha suerte en ese concurso que mencionas. Un abrazo Manoli!

    Me gusta

  6. Tienes toda la razón, Jorge, y has captado la esencia del texto muy bien. Las perspectivas desde las que se mira un tema pueden modificar nuestras opiniones.

    El fútbol es como todo, hay que llevarlo bien, y no cabe duda de que es un deporte que mueve multitudes.

    Gracias por tu lectura, palabras y buenos deseos 🙂

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s