Cuando el ala del beso se desdobla

Cuando arriba la marea a la garganta

las palabras son peces que boquean
peces sin branquias ni pulmones
peces ahogándose en su propia flema.

Cuando el viento flagela impío la espalda
las piernas tiemblan, sin querer se doblan
y es ayer en todas las esquinas
y el hoy clava su espina en el ahora.

Cuando hiere la luz en los latidos
Cuando el beso destila su corola
Cuando todo no es nada y gira el mundo
Cuando el cielo se llena de palomas

Se aprende a caminar sobre la mar
y el viento carga el peso de tu sombra.

MVF©

01/09/2019