Las madres

La niña Paula estaba acostumbrada a cuidar de su madre Sara, porque sabía que en su familia las madres no eran como las demás. Jugaban juntas, dormían juntas y, cuando la que debía ejercer, se caía de sueño y cansancio la más joven calentaba leche para cenar. Después de todo, ella y su madre casi tenían la misma edad. El dígito que las separaba era muy flexible y, a veces, se curvaba hacia atrás. La abuela Visi, para no ser menos, cuidaba de la Bisabuela Inés, y la beba, que pronto nacería, con toda probabilidad pronto iba a tener que cuidar de las cuatro también.

MVF©

#invirtiendoelorden