Deconstrucción

Cuando llegó el momento de marcharme a otra ciudad decidí desmontar mi casa. Tal como había hecho para construirla comencé por quitar las tejas, para ir descendiendo hasta el armazón. Confieso que las vigas del ático me llevaron algo de tiempo, al igual que el suelo, que hube de ir devastando por capas para hacer rampas y bajar al piso inferior. Para derrumbar las paredes de los tabiques hube de tomar medidas especiales y ayudarme de un arnés. Los muebles los reciclé todos plegándolos por módulos y empaquetándolos con cuidado en un archivador.

Cuando por fin hube terminado, metí la casita en mi maletín portátil y subí al avión.

MVF ©

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

El mundo bicolor

Me encontré rodeada de sombras a plena luz del día. Todos los rostros se escondieron de mí. Nadie tenía un gesto hacia mi herida. Me volví invisible, aunque seguía tropezando con cuerpos opacos a mi alrededor. Desistí de hacer señales y caminé, curtiendo mi herida con el viento y secándola al sol. Poco a poco, las sombras comenzaron a tomar forma humana pero para entonces mi herida y yo éramos tan solo una y me abrí paso entre ellas, apartándolas de mi campo de visión.

MVF©

Texto sobre la foto propuesta y elaborado para los Viernes Creativos de El Bic Naranja 

La imagen puede contener: calzado

Foto realizada por el estudio Archstudio recreando una boutique con espejos interiores