MANO A MANO

La naturaleza le habló. Le susurró en sueños. Le pidió que le pusiera manos para sujetar el desastre. Dedos para alzarlos y hacerse ver. «No soy protésico, dijo, soy tan solo un figurante, que talla la piedra en su taller» y entonces comprendió. Comprendió que hay manos que dirigen barcos y cambian destinos, dedos que teclean números y pulsan teclas rojas o verdes. Y cogió el cincel.

MVF ©

Foto: Escultura «Support» de Lorenzo Quin en el gran canal de Venecia.

La imagen puede contener: cielo, exterior y agua

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s