De noche

Buscó y rebuscó por toda la casa. Estaba seguro de haberlo visto en el pasillo, junto al espejo del mueble bajo. No entendía cómo podía haber entrado en la casa. Le horrorizaban los gatos desde siempre. Lo suyo era un miedo ancestral. Podía convivir con cualquier animal, incluso con una boa suficientemente amaestrada, pero con un gato no. Para él estos felinos representaban al mismo demonio. Para más inri el gato era negro como la noche, lo que exarcebaba sus peores supersticiones. Se volvería loco si no conseguía deshacerse de él. Después de buscar sin éxito en todas las habitaciones regresó al pasillo y al pasar junto al espejo su corazón se paralizó. Allí estaba, mirándole de hito en hito desde el abismo de sus miedos. El gato era él.

MVF©

 

Micro publicado en el grupo Letras Sangrientas (invitada por Daniel Canals)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s