Sutil

Habitar en los ruidos no es gran cosa.

Uno aprende a soñar siempre en silencio.

A dejarse ver de cuando en cuando:

Bostezar, decir hola, ser diario.

Pero sin darse cuenta se va haciendo

cada vez más sutil en las esquinas,

en los bordes del cuerpo, en la mirada

que se aleja del tiempo en el que habita

y así se va borrando poco a poco

hasta volverse sueño y ser soñado.

 

                        MVF

© Todos los derechos reservados

 

(Poema seleccionado por Cerezo Ediciones para integrar un recopilatorio en el “II Concurso en Homenaje al Poeta Mario Benedetti”)

 

La única palabra

Intento ahora filtrar esa poción espesa que destila inmundicia,

aislar el elemento que aún se puede salvar.

Hago un esfuerzo, y arrojo las palabras

-ese ruido que ha estado todo el día siguiéndome-

al tragadero de lo inservible.

Es difícil. Agota, hablar buscando  la única palabra

comunicadora.

La única esperanza. Bandera blanca en un país de idiotas

que miran hacia el sol con vendas en los ojos y dicen:

sí señor, porque quieren llegar a fin de mes y no importa

que no haya días para los que quieran amanecer mañana

y  no encuentren

héroes en sus listas ni valientes e intenten, todavía,

rescatar las palabras.

 

 

 

No digas que fue abril

No digas que fue abril.

Tú ya tenías abonada la espera

tu memoria aguardaba como el campo

aguarda el agua de la primavera.

Y aún negabas, aún, lo inevitable

envuelta en la tibieza, en esa antigua

armadura del miedo.

Pero ¿quién? puede detener ese tren

que llega y no repara

en esquivar los cuerpos.

Y no fue abril, que tú ya lo sabías,

en esa estación amplia del deseo

en la que te movías cada día

esperando, insistiendo.

 

Noches de luna llena

No digas que es inútil

soñar y dibujar

sueños bajo la luna,

escribir en la arena

palabras que se borran

con el viento y el agua

con el tiempo y la espera.

Yo también tuve un sueño

que perdí caminando

y el reloj me regresa

en las noches de luna.

Cuando cierro los ojos

lo descubro a mi lado

pidiéndome que vuelva

a soñarlo de nuevo

a escribirlo en la arena.

También tú, aunque lo niegues,

ante la luna, sueñas.

 

 

Destrozos

Los cristales de tu cuerpo se me clavan al tocarte,

se asoman bajo tu piel, bajo tus besos y abren

heridas que has encubierto y no has querido curarte.

Sin darme cuenta yo bebo de tu dolor en la sangre

que viertes sobre mi boca desangrándote

al amarme.

Los cristales de tu cuerpo se me  clavan al besarte…

 

Rescoldos

Hay grietas en los cuerpos que la noche atraviesa,

lentas zanjas de fuego que se abren silenciosas

debajo de los cuerpos abrazados se prenden

consumiendo el oxígeno sin que nos demos cuenta.

 

Hay ascuas que, invisibles, afloran con el roce

como motas de polvo flotando incandescentes,

van quemando de a poco los incipientes sueños,

esos haces de luz que al contacto se rompen.

 

Hay rescoldos latentes debajo de las lágrimas,

debajo de las medias sonrisas, subyacentes

en memorias cerradas bajo quinientas llaves,

de quinientos candados anudados en puentes.

Al por mayor

No me mientas así, al por mayor,

destilando palabras sin esfuerzo,

como si nuestras manos no se hubiesen rozado

ni hubiesen coincidido de noche nuestros cuerpos.

Como si el día fuese, todavía,

una blanca cortina que estamos descorriendo.

No me mientas así, sobre la herida,

extendiendo el veneno,

como si el  aguijón de tu abandono

no me quedase dentro.

Dominios

Porque una vez te quise libre, puro,

más alto  en el vuelo de tus brazos,

más completo y lejano,

inabarcable, mientras soñaba amarte.

Te quise, separado de mí para encontrarte

y perderme  y hallarme

en tus boca sin techo ni dominio,

en tus besos sin peso ni medida,

y no supe, no pude,

no supiste, no logramos

entender que éramos libres,

y por eso nos fuimos

olvidando

de los que habíamos sido.

 

Fuente de la imagen:http://www.bing.com/images/search?q=dibujos+en+blanco+y+negro+de+mujer+llorando&view=detailv2&&id=186FBC61924102BDDE78AA75D7DF8096CFCE50FC&selectedIndex=2&ccid=mVASSpWh&simid=608048244728332846&thid=OIP.M9950124a95a1686004e078fcffe4acf7o0&ajaxhist=0

Rutinas

Me resultan cercanas estas nubes, este camino antiguo,

parcheado de recuerdos

que he recorrido sola tantas veces

al amparo del viento.

Fugitiva, como hoja enredándose en los bancos

de algún parque desierto,

me entretengo en volar con la corriente,

segura, a ras de suelo.

 

 

 

Fuente de la imagen: http://1.bp.blogspot.com/-Z70QfZ5fpeA/T2EB7-2GSqI/AAAAAAAAAg4/n0bqaxIEOBg/s1600/hoja1.jpg