Retorno

 

La imagen puede contener: 1 persona, agua
Fotografía: Juan Felipe López Arbide

 

Miraba el paisaje maravillado, como si nunca antes hubiese visto la nieve en las montañas que lo vieron crecer, y volvía a oír, como si viajase junto a él, la voz de su padre diciéndole: “Algún día volverás y lo verás todo con otros ojos”.

Micro basado en la imagen, elaborado para el espacio Viernes Creativo (El Bic Naranja)

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/09/08/viernes-creativo-escribe-una-historia-203/?c=6392#comment-6392

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/permalink/135167373684062/

Anuncios

La lente/ La captura

Noah Karris.png
Foto: Noah M. Karris

LA LENTE
Te recuerdo siempre con tu cámara, fotografiando cada momento. Con tu lente enfocando la vida. El objetivo era el camino, la risa, la lluvia, o yo misma. Yo misma inmortalizándote, haciendo fotografías.

LA CAPTURA
La lente registra el presente y lo inmoviliza, atrapa el tiempo con su patina de nostalgia y lo enmarca. Pero el ojo que mira a través del ojo de la cámara no sabe que, en ese preciso momento, otro ojo que mira, dispara.

 

Micros elaborados para la sección Viernes Creativo de El Bic Naranja:

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/08/25/viernes-creativo-escribe-una-historia-201/comment-page-1/#comment-6348

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/permalink/132381143962685/

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/permalink/132398797294253/

En el reverso

Busqué mis ojos, que se habían quedado prendidos en los suyos cuando  los cerró. De repente, en el mundo se hizo un gran agujero, por el que me sentí caer llamándola. La encontré, en el anverso de los poemas, en el reverso de la vida, en la muerte que viví sin ella para aprender a sentirla. ¿No veis sus manos abrirse en las alas de aquella paloma? ¿No sentís el poso helado de sus labios en la mañana? No. No. Tampoco yo. De hecho, solo la siento cuando yo no estoy. Cuando bebo la vida ardiente que me embruja y me siento caer. Hay un abismo dentro de nosotros que es un mar negro lleno de ojos, que solo vemos al cerrar los nuestros.

©Manoli VF

Texto elaborado para la sección Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/08/11/viernes-creativo-escribe-una-historia-199/

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/permalink/129277287606404/

Mutantes

La imagen puede contener: 1 persona
Fotografía de Pedro Riverol Sicilia

                                                                                 

Los Sin Rostro comenzaron a surgir entre nosotros sin que nos diésemos cuenta. En la era cibernética y con una civilización dominada por los avances tecnológicos, poco tiempo había de fijarse en los rasgos, cada vez más igualitarios, de nuestros semejantes. La consecuencia surgió como una mutación natural hacia la nueva realidad virtual que nos envolvía. Los chips de nuestros cerebros se sincronizaron con los chips de nuestros dispositivos móviles que, de tanto usarlos, acabaron convertidos en apéndices de nuestro cuerpo; una extensión más en la que los ojos físicos fueron perdiendo consistencia hasta desaparecer. Los nuevos maniquíes, mucho más prácticos y mejorados, comenzaron a circular hasta que su presencia fue masiva. Ahora, los antiguos humanos, con rasgos distintivos y corneas, luchamos en franco riesgo de extinción, por sostener nuestra habitabilidad en un mundo cambiante que muta a cada paso que damos.

                                                                                         ©MVF

 

Texto basado en la imagen, elaborado para los Viernes Creativos de Ana Vidal (El Bic Naranja)

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/08/04/viernes-creativo-escribe-una-historia-198/comment-page-1/#comment-6302

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/permalink/127724614428338/

 

 

 

De elfos y niños

 

La imagen puede contener: una o varias personas
Foto: Raquel Rodríguez Suárez

Tan pronto como llegamos a la casa de la laguna, Rubén comenzó a hablar de sus nuevos amigos. Siempre que estaba alegre decía que andaba cerca Lucas, y si mostraba el ceño fruncido echaba la culpa a Lili, la pequeña bruja que vestía de negro. Su fantasía era tan grande que no paraba de dar detalles sobre los niños: que si Lucas vestía pololos blancos y gorro cónico, mientras Lili llevaba encajes negros y tocados en el pelo; que si los dos habitaban en la laguna y se materializaban al tomar contacto con el agua, que si eran niños por el día y por la noche elfos… La verdad, ni yo ni mi marido, le hicimos caso, hasta que sacamos aquella foto cerca del lago.
Encapsulados, cual un par de duendes en una burbuja, vimos entonces a Lili y Lucas, con las extrañas ropas que describía Rubén, flotando en una gran gota de agua.

Texto basado en la imagen elaborado para el espacio Viernes Creativos de El Bic Naranja

 

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/28/viernes-creativo-escribe-una-historia-197/

Historia de una vocación

 

Geir mosed
Fotografía de Geir Mosed

 

Apareció por casa una noche de principios de junio, como una más del grupo de amigos de mi hermano Andrés. Se llamaba Julia, y tenía la piel más blanca que recordaba haber visto nunca. Una piel casi traslucida que dejaba ver el entramado de capilares y finas venas que la recorrían. Recuerdo que, en la cena, se sentó en frente mía y no pude dejar de mirarla en ningún momento. Desde sus ojos azules como el cielo de verano, a sus níveas manos, tan delicadas y finas que parecían de porcelana, todo en ella captaba mi atención. Se quedó a dormir, y aún pude verla a la mañana temprano.


La luz se filtraba bajo la puerta entreabierta de su habitación que, por algún motivo, se había olvidado de cerrar. No pude desperdiciar la ocasión que se me ofrecía de asomarme al umbral. De puntillas, casi sin atreverme a respirar, abrí la puerta y pude contemplarla durmiendo. Estaba de espaldas a mí y el edredón se le había escurrido hasta la cintura. Mis ojos recorrieron el trazado de su columna vertebral desde la nuca hasta el comienzo de las nalgas. Su blanca piel lucía, bajo la claridad de la mañana, salpicada de numerosas pecas y lunares.


No volví a ver una espalda como la suya, por más que soñé con contemplarla algún día en cada una de las muchas pacientes que pasaron por mi clínica. Volviendo la vista atrás, creo que lo decidí, inconscientemente, ese día. Me hice dermatólogo porque me enamoré de la piel blanca y salpicada de pecas de Julia.

 

Texto basado en la imagen, elaborado para la sección Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/21/viernes-creativo-escribe-una-historia-196/

Después de la función

 

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pie
Fotografía de Robert Frank

 

El niño estaba ciego. En la escena, yo tenía que apuntarle con una pistola descargada y fingir que apretaba el gatillo. Melia y Dosi, las dos figurantes contratadas, eran dos niñas obedientes que debían tomarle de la mano y posar en un primer plano junto a él, pobre esclavito fugitivo sin padres al que una bala ahorraría sufrimientos mayores. Cuando conocí su verdadera historia y supe que debía regresar al circo del padre Thomas para seguir divirtiendo a antiguos dromedarios en celo, compré balas y cargué la pistola después de rodar la escena. Por suerte, el circo estaba lleno a reventar esa noche, y nadie echaría en falta a unos cuántos energúmenos.

Texto basado en la imagen, elaborado para el espacio Viernes Creativo de El Bic Naranja

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/permalink/117885628745570/

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/14/viernes-creativo-escribe-una-historia-195/

Amor de lujo

La imagen puede contener: dibujo y texto

El amor se llamaba Ernesto Ignacio Buenaventura y vestía de lujo. Coches de gama alta y residencias de verano. Zapatos que, por donde iban, pisaban alfombras rojas. Porte altivo que exigía reverencias.

¿Por qué lo amas, Anita? –le preguntaban sus amigas– ¿No ves que es un muñeco? Un Ken que va buscando una Barbie…

Pero Anita lo amaba porque, detrás de toda su existencia de lujo, ella veía un alma solitaria y, cuando sus ojos se encontraban, él dejaba de ser Ernesto y de ser Ignacio, para ser solo Nacho, su Nacho; aunque fuese el mismo que se casó con Bárbara (Barbie, si se quiere) para cumplir las expectativas de todos, salvo las de ellos dos. El mismo Nacho, triste y solo, que seguiría soñando con su Anita todos y cada uno de los días de su vida.

                                                                                         MVF

 

Texto elaborado para la sección Viernes Creativos, de El Bic Naranja, en homenaje al escritor Ernesto Ortega y a la reciente publicación de su libro de microrrelatos: Microenciclopedia ilustrada del amor y el desamor.

Licencia Narrativa: Los nombres ErnestoIgnacio y Ana son mi particular homenaje a los autores del libro y a Ana Vidal, por el espacio que nos brinda desde su blog a través de la sección Viernes Creativos.

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/07/viernes-creativo-escribe-una-historia-194/

El camino hacia tu sonrisa

La imagen puede contener: naturaleza, exterior y agua
Ilustración de Cyril Rolando

Me quedé con tu sonrisa de coral, con la suavidad de tu cintura, el tacto suave de tus pechos, como dos lunas llenas sobre mí. Pero pasó el tiempo, ese tanque de sueños rotos bajo la piel, y no encontré el camino de regreso. Tantos años después he vuelto a pasar por nuestra playa y he buscado nuestra casa de papel. Un mundo de relojes de arena naufragaba bajo las aguas que nos vieron amarnos en otro tiempo, otro mundo, otra vida, en la que aún me descubro buceando, nadando hacia tu sonrisa.

 

MVF©

Micro basado en la imagen, elaborado para el espacio Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/06/23/viernes-creativo-escribe-una-historia-192/

Génesis

 

La imagen puede contener: cielo, césped, nube, exterior y naturaleza
Fotografía: Icy and sot

 

Dicen que todas las cosas tienen un porqué; sólo que, a veces, este porqué no importa o no se quiere saber. Elisa era agua contenida que un día se desbordó. Lloraba tanto por dentro que su cuerpo fue perdiendo carne, hasta que toda su densidad fue agua. Solía tumbarse en la pradera y mirar el cielo durante horas, y allí se quedó impresa la huella líquida de su cuerpo, un cuerpo que regresó al origen de la vida: lágrimas que se vuelven cauce del que nacerán plantas que echarán flor.

MVF©

Texto basado en la imagen, elaborado para la sección Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/06/30/viernes-creativo-escribe-una-historia-193/comment-page-1/#comment-6185