Historia de una vocación

 

Geir mosed
Fotografía de Geir Mosed

 

Apareció por casa una noche de principios de junio, como una más del grupo de amigos de mi hermano Andrés. Se llamaba Julia, y tenía la piel más blanca que recordaba haber visto nunca. Una piel casi traslucida que dejaba ver el entramado de capilares y finas venas que la recorrían. Recuerdo que, en la cena, se sentó en frente mía y no pude dejar de mirarla en ningún momento. Desde sus ojos azules como el cielo de verano, a sus níveas manos, tan delicadas y finas que parecían de porcelana, todo en ella captaba mi atención. Se quedó a dormir, y aún pude verla a la mañana temprano.


La luz se filtraba bajo la puerta entreabierta de su habitación que, por algún motivo, se había olvidado de cerrar. No pude desperdiciar la ocasión que se me ofrecía de asomarme al umbral. De puntillas, casi sin atreverme a respirar, abrí la puerta y pude contemplarla durmiendo. Estaba de espaldas a mí y el edredón se le había escurrido hasta la cintura. Mis ojos recorrieron el trazado de su columna vertebral desde la nuca hasta el comienzo de las nalgas. Su blanca piel lucía, bajo la claridad de la mañana, salpicada de numerosas pecas y lunares.


No volví a ver una espalda como la suya, por más que soñé con contemplarla algún día en cada una de las muchas pacientes que pasaron por mi clínica. Volviendo la vista atrás, creo que lo decidí, inconscientemente, ese día. Me hice dermatólogo porque me enamoré de la piel blanca y salpicada de pecas de Julia.

 

Texto basado en la imagen, elaborado para la sección Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/21/viernes-creativo-escribe-una-historia-196/

Después de la función

 

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pie
Fotografía de Robert Frank

 

El niño estaba ciego. En la escena, yo tenía que apuntarle con una pistola descargada y fingir que apretaba el gatillo. Melia y Dosi, las dos figurantes contratadas, eran dos niñas obedientes que debían tomarle de la mano y posar en un primer plano junto a él, pobre esclavito fugitivo sin padres al que una bala ahorraría sufrimientos mayores. Cuando conocí su verdadera historia y supe que debía regresar al circo del padre Thomas para seguir divirtiendo a antiguos dromedarios en celo, compré balas y cargué la pistola después de rodar la escena. Por suerte, el circo estaba lleno a reventar esa noche, y nadie echaría en falta a unos cuántos energúmenos.

Texto basado en la imagen, elaborado para el espacio Viernes Creativo de El Bic Naranja

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/permalink/117885628745570/

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/14/viernes-creativo-escribe-una-historia-195/

Amor de lujo

La imagen puede contener: dibujo y texto

El amor se llamaba Ernesto Ignacio Buenaventura y vestía de lujo. Coches de gama alta y residencias de verano. Zapatos que, por donde iban, pisaban alfombras rojas. Porte altivo que exigía reverencias.

¿Por qué lo amas, Anita? –le preguntaban sus amigas– ¿No ves que es un muñeco? Un Ken que va buscando una Barbie…

Pero Anita lo amaba porque, detrás de toda su existencia de lujo, ella veía un alma solitaria y, cuando sus ojos se encontraban, él dejaba de ser Ernesto y de ser Ignacio, para ser solo Nacho, su Nacho; aunque fuese el mismo que se casó con Bárbara (Barbie, si se quiere) para cumplir las expectativas de todos, salvo las de ellos dos. El mismo Nacho, triste y solo, que seguiría soñando con su Anita todos y cada uno de los días de su vida.

                                                                                         MVF

 

Texto elaborado para la sección Viernes Creativos, de El Bic Naranja, en homenaje al escritor Ernesto Ortega y a la reciente publicación de su libro de microrrelatos: Microenciclopedia ilustrada del amor y el desamor.

Licencia Narrativa: Los nombres ErnestoIgnacio y Ana son mi particular homenaje a los autores del libro y a Ana Vidal, por el espacio que nos brinda desde su blog a través de la sección Viernes Creativos.

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/07/viernes-creativo-escribe-una-historia-194/

El camino hacia tu sonrisa

La imagen puede contener: naturaleza, exterior y agua
Ilustración de Cyril Rolando

Me quedé con tu sonrisa de coral, con la suavidad de tu cintura, el tacto suave de tus pechos, como dos lunas llenas sobre mí. Pero pasó el tiempo, ese tanque de sueños rotos bajo la piel, y no encontré el camino de regreso. Tantos años después he vuelto a pasar por nuestra playa y he buscado nuestra casa de papel. Un mundo de relojes de arena naufragaba bajo las aguas que nos vieron amarnos en otro tiempo, otro mundo, otra vida, en la que aún me descubro buceando, nadando hacia tu sonrisa.

 

MVF©

Micro basado en la imagen, elaborado para el espacio Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/06/23/viernes-creativo-escribe-una-historia-192/

Génesis

 

La imagen puede contener: cielo, césped, nube, exterior y naturaleza
Fotografía: Icy and sot

 

Dicen que todas las cosas tienen un porqué; sólo que, a veces, este porqué no importa o no se quiere saber. Elisa era agua contenida que un día se desbordó. Lloraba tanto por dentro que su cuerpo fue perdiendo carne, hasta que toda su densidad fue agua. Solía tumbarse en la pradera y mirar el cielo durante horas, y allí se quedó impresa la huella líquida de su cuerpo, un cuerpo que regresó al origen de la vida: lágrimas que se vuelven cauce del que nacerán plantas que echarán flor.

MVF©

Texto basado en la imagen, elaborado para la sección Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/06/30/viernes-creativo-escribe-una-historia-193/comment-page-1/#comment-6185

Un largo viaje

Imagen: Mike Dempsey

 

Precisamente ahora que comienzo a encontrar rastros de civilización (si no me engañan mis ojos) ahora, que tengo  los pies llenos de llagas, la piel quemada,  la garganta como una lija y la fiebre consumiendo mis fuerzas,  ya no me importa seguir, ni llegar a ningún lado. Arrojo una vez más la maleta y te miro de nuevo, mi amor. No estoy segura de que sigas siendo tú, quizás eres solo una calavera, o peor, una cabeza putrefacta a la que yo sigo viendo entera, con sus suaves cabellos y su dulce sueño. Tuve que llevarte ¿Cómo si no iba a soportar el camino sin ti? el camino… cómo si tuviese un lugar al que ir, cómo si llevándote en mi equipaje ya nada me faltase. Hoy estoy mirando a mi alrededor. Una vieja regadera y el ruido del agua me indica que podría beber, beber y reanimarme como una planta seca que despierta ante la humedad. Pero es tarde. Nos encontrarán, hallaré la forma de escribir, con la última gota de mi sangre, el deseo de que nos entierren juntos. Hace sol y los pájaros cantan, quien dijo que no es un buen día para morir.

 

MVF ©

 

Texto basado en la imagen, elaborado para los Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/06/02/viernes-creativo-escribe-una-historia-189/comment-page-1/#comment-6116

Síndrome pandémico

 

Los entresijos de la mente son inexplicables, nadie puede predecir el momento en que se tuerce la buena disposición, el talante cambia y el caos se precipita. Se dice a menudo que los niños son esponjas que absorben todo lo que sucede a su alrededor y lo traducen. Cuando Esther y su marido, Thomas, perdieron su granja y tuvieron que sacrificar a las reses enfermas, intentaron mantener a su hija, Cándida, al margen de lo que pasaba; por lo que la sorpresa de los adultos fue mayúscula el día en el que descubrieron, en la parte de atrás del lugar, todas y cada una de las muñecas de la niña colgadas.

 

                                                                                              MVF ©

 

Texto elaborado para los Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/05/05/viernes-creativo-escribe-una-historia-185/#comments

Quién maneja mi barca

Ay, quién maneja mi barca,

quién,

que a la deriva me lleva,

quien”

(Canción interpretada por Remedios Amaya)

_20170526_103648

 

Pedro el pescador cogió su barca de madrugada. Ya no tenía edad para dar sermones, para dirigir la nave ni para nada. Había llegado al final de la edad, a ese océano al que van a parar todas y cada una de las edades de la vida. No miró atrás ni por un momento:
El mar estaba en calma.

                                                                                                                       MVF©

Ilustración: Geof Kern

Texto basado en la imagen, elaborado para los Viernes Creativos de El Bic Naranja  (WordPress)

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/05/26/viernes-creativo-escribe-una-historia-188/#comments

El día de los paraguas

El día de los paraguas fue un día que amaneció igual que los que lo habían precedido en lo que llevábamos de año: lloviendo, como si el caudal de las nubes no fuese a agotarse nunca. Los pocos turistas que aparecieron por la playa, vagaban por ella como náufragos desorientados hasta que, a última hora de la tarde y sin previo aviso, tuvo lugar el milagro: un ángel invisible barrió todas las nubes del firmamento e hizo volar todos y cada uno de los paraguas, que ascendieron al cielo confundiéndose con el aleteo de los pájaros.

Imagen: Constantina @focuscada

Texto basado en la imagen, elaborado para el espacio Viernes Creativos de El Bic Naranja

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/05/12/viernes-creativo-escribe-una-historia-186/#comments

Simbiosis

La imagen puede contener: una o varias personas, natación y agua

Cansada de naufragar una y otra vez en mis relaciones, decidí afincarme cerca del mar y dedicarme a explorar sus profundidades. Todos los días salía con mi barca y mi equipo para sumergirme en las cristalinas aguas y fue en una de estas excursiones cuando nos encontramos. Desde entonces, nos hemos vuelto tan inseparables, mimetizamos tanto la una con la otra, que he notado que me están saliendo escamas y día a día me encuentro más a gusto debajo del agua. Esta última semana he logrado respirar ya sin la botella de oxígeno, y ella ha logrado volar sin ningún esfuerzo. La gente nunca creerá que tengo una relación perfecta con una ballena que vuela, pero no insisto, porque no quiero que vengan a nuestra isla y lleguen a ver mis branquias.

                                                                        Manoli VF©

 

Colaboración para El Bic Naranja. Texto basado en la imagen.

https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/04/28/viernes-creativo-escribe-una-historia-184/comment-page-1/#comment-6023