Criptografía

Amir no quiere ser vendedor de alfombras. Lo dice en casa y la única respuesta de su padre es un sonoro bofetón. “Él tampoco quería serlo a tu edad y esa fue la respuesta que tuvo de tu abuelo” explica mamá, aplicándole una toalla empapada en agua fría sobre la cara hinchada. “En esta familia no hay otra opción, hijo. Está escrito en las estrellas“.

A la tarde, Amir va con su padre al almacén. Ambos se quitan el calzado para no estropear las alfombras. Entre los dos enrollan y cargan la mercancía en el enorme tráiler del transportista. En el último minuto, aprovechando que padre está distraído, Amir logra subir al camión cuando el chófer arranca. Dos gruesos lagrimones resbalan por su rostro mientras se aleja. El chico siente escozor en la mejilla dolorida. Se ha ido sin despedirse. La posición de las estrellas deberá cambiar esta noche.

 

Micro elaborado para los Viernes Creativos de El Bic Naranja

No hay texto alternativo automático disponible.
Foto: Dirce Hernández
Anuncios

El plan

 

Comenzaba a ponerse el sol entre la arboleda cuando me puse en marcha. Había dejado a mis hermanos durmiendo tranquilamente en la casa del ogro, una vez que me aseguré de que este cayera a plomo desde el andamio. Su mujer era buena y consentiría de buen grado casarlos con sus siete hijas. Por mi parte, con  las  botas del gigante,  pensaba recorrer el mundo, hacerme cartero y llegar a ser tan famoso que narraran mi vida en un cuento.

 

Relato finalista en el I Certamen de Microrrelatos María de Molina, basado en la fotografía propuesta.

https://www.mariademolina24ediciones.es/resultados-del-certamen

 

 

Después de la tormenta

 

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, cielo, árbol, nube, exterior y naturaleza

 

Pensaba que por fin había encajado en un grupo que me comprendía y respetaba. Un grupo de compañeros leales con los que no tenía que fingir ser quien no era. Habíamos coincidido en una etapa del camino y enseguida conecté con ellos. Cierto que eran un tanto singulares, pero no mucho más que yo mismo, después de todo… ¿de quién puede decirse en nuestros días que no sea singular? Jamás pasó por mi mente, ni por un momento, la idea de que todos ellos fuesen un engaño más del sistema. Solo cuando la tormenta dañó sus baterías y cayeron delante de mí, uno tras otro, me di cuenta de lo estúpido que había sido confiando mi amistad a un puñado de replicantes.

MVF©

Foto: Vincent Bourilhon

 

Micro basado en la imagen elaborado para el grupo EL Bic Naranja 

y publicado en su espacio  Viernes Creativos

El gran salto

 

La imagen puede contener: exterior y naturaleza
Foto: Elmar Geissler

 

Las bases decían que el texto que escribiésemos debería llevar por título: El gran salto y basarse en un salto importante, real o metafórico. Cada viernes el tema era distinto. Los dos últimos habían sido Cuéntame un sueño y El conflicto con la identidad externa e interna y ahora venía lo del salto. Una escribe y, al hacerlo, busca posibles resonancias. A mí el título me llevaba directamente a una caída libre, una caída sin paracaídas sobre un océano en medio de la nada. Abrí el word y comencé a escribir: Las bases decían…

                 Manuela Vicente©

 

Texto elaborado para Los Viernes Creativos de El Bic Naranja con las siguientes premisas: Titularse El Gran Salto, y estar basado en un salto real o metafórico.