De noche

Buscó y rebuscó por toda la casa. Estaba seguro de haberlo visto en el pasillo, junto al espejo del mueble bajo. No entendía cómo podía haber entrado en la casa. Le horrorizaban los gatos desde siempre. Lo suyo era un miedo ancestral. Podía convivir con cualquier animal, incluso con una boa suficientemente amaestrada, pero con un gato no. Para él estos felinos representaban al mismo demonio. Para más inri el gato era negro como la noche, lo que exarcebaba sus peores supersticiones. Se volvería loco si no conseguía deshacerse de él. Después de buscar sin éxito en todas las habitaciones regresó al pasillo y al pasar junto al espejo su corazón se paralizó. Allí estaba, mirándole de hito en hito desde el abismo de sus miedos. El gato era él.

MVF©

 

Micro publicado en el grupo Letras Sangrientas (invitada por Daniel Canals)

 

La duda

Las vio de lejos y, conforme se iba acercando, se santiguó:

-¡Por el amor de Dios! ¿Serían todas muñecas o habría entre ellas alguna niña?

 

Minificción para los viernes creativos de El Bic Naranja 

Foto por: Sally Mann (http://www.sallyman.com)

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie y exterior

La espera

Atrapada en el balcón, seguía escuchando, eternamente,
el mismo estribillo:

“Para subir al cielo se necesita,
se necesita
una escalera grande
y otra chiquita…”

¿Y ahora qué? se preguntaba la niña

 

Micro inspirado en la foto, elaborado para los Viernes Creativos de EL BIC NARANJA

Montaje foto:  por los estudios Elmgreen&Dragset

 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Vuelo de pájaro

No era nada. Un punto, planeando en una sopa de letras, buscando desesperadamente un cuerpo para caer sobre él.

 

Minificción para los Viernes Creativos de El Bic Naranja (WordPress)

Propuesta Creativa basada en escribir un texto que no contenga la siguiente vocal:

 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

 

 

El halo que te envuelve

Puede que en algún momento. En esos momentos de espejo y cámara, entonces tan secretos. Por aquel entonces, no había redes sociales y la belleza de un encuentro se guardaba en la retina y en la memoria. Nadie iba por la calle con una cámara ni con un localizador en el bolso. Bien pensado, si en alguna charla de sobremesa a algún iluminado se le hubiese ocurrido anticipar tal futuro sería el hazmerreír de la fiesta. Pero, retomando el hilo del tema, puede que en algún momento, casi siempre a escondidas (íntimo instante enfocado a un sentimiento vano, quizás buscando el juego del coqueteo) se recrease en aplicar la sombra con cuidado sobre los párpados, el colorete o el perfil a los labios entreabiertos. Solo un momento. Por lo demás, le molestaba ese prejuicio tan grande que volvía las cabezas locas. Odiaba los piropos. El escrutinio gratuito, la devoción por lo visible, lo perecedero. Por eso la cara de la Gioconda es la más ambigua de todas las caras esbozadas en lienzos. Porque ella misma se lo había pedido a Leonardo como condición: No pintes lo que ven todos. Pinta el halo de mi rostro.

Texto escrito para el espacio ENTC (Esta noche te cuento) bajo el tema: Belleza

35. El halo que te envuelve (MVF)

Un lío del quince

Dice mamá que debemos hacer vida como los de antes. Que los ritmos vitales del cuerpo humano se rigen por los naturales y que al ponerse el sol todo el mundo ha de irse a la cama. Yo creo que es por la factura de la luz, porque oí a papá decir que cada vez estaba más cara, pero ella dice que no. Que la luz contamina porque da mucho trabajo fabricarla. Yo esto último no lo entiendo, porque el otro día, en el colegio, nos enseñaron un documental que hablaba de las placas solares que concentraban la luz del sol y, hasta donde nos han dicho, el sol no cuesta nada. Pero lo cierto es que mamá se está poniendo un poco pesada con todo. Nos manda cerrar la ducha cuando nos enjabonamos para no gastar agua. Pero mi hermano y yo hemos escuchado a papá decir que la caldera gasta más apagándose y encendiéndose al poco rato. Tampoco entiendo que algunos niños presuman en el patio de tener en sus jardines piscinas cuando llega el verano, porque yo creo que una piscina contiene muchas duchas de las que mamá habla y aún me parece peor que alguna gente tenga una piscina climatizada que gasta agua todo el año. Mamá también se pone pesada en lo de reciclar todo y tiene en casa varios cubos para separar los residuos orgánicos de los residuos plásticos y  de cristal pero yo vi a Serafín, el que conduce el camión de la basura, vaciar los distintos contenedores y mezclar todo en la misma parte. Con todas estas cosas que no entiendo  tengo en mi cabeza un lío del quince, como dice mi amiga Ana. Para salir de dudas he intentado consultarlo con mi profe a ver si ella me podía explicar algo, pero lo único que me ha dicho es que, aunque los mayores se contradigan todo el tiempo, yo siga reciclando.

 

#COP25

Azul celeste

El rojo es una herida, como una amapola en un campo de otoño amarillo. El viento lleva, ladera abajo, un lazo rosa, fugitivo. Los ojos se alejan, pero la vista vuelve. Siempre vuelve. En la retina queda un vestido ondeando en el viento, una sonrisa. Un corazón atrapado en el tiempo. Un nombre que no se pronuncia. La memoria es una rama quebrada. El azul son unos ojos, de par en par abiertos.

Minificción elaborada para la web Esta noche te cuento (ENTC) basada en la propuesta: Azul

Sospecha certera

Estábamos dentro y no lo sabíamos. Si bien había veces que lo sospechábamos. Iba a ratos y a días. ¿Cuánto tiempo puede guardarse un secreto? ¿Una apariencia de realidad? Al parecer, varios siglos. Nuestra especie es lenta. La memoria colectiva apenas aumenta un gigabyte por generación. Las actualizaciones, sin embargo, han permitido que en los últimos tiempos nuestro disco duro almacene los datos más deprisa. Y por eso. Por eso surge la sospecha. Un día enciendes la tele y oyes hablar de extraterrestres, de campos de cultivo. Otro día te encuentras con el vecino conduciendo un coche supersónico y al siguiente comienzas a ver a la gente vestidos de uniforme. Mismo peinado los hombres, misma ropa las mujeres. Tu sospecha, poco a poco, va pasando de duda a certeza. Hasta el día que te levantas y ves a la abeja maya convertida en transformer humanoide o quizás a un humanoide transformado en abeja, o puede que una abeja humanoide proveniente de un transformer… En fin, una no acaba de explicárselo, pero sí, que estamos dentro de un videojuego y nuestra memoria no es más que el argumento del mismo.

MVF©

Minificción basada en la foto, elaborada para los Viernes Creativos de El Bic Naranja

Fotomontaje: www.Vibskovemenius.com/index.html

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Ante el mar

Al salir el sol disgrega la incertidumbre nocturna. En la noche cualquier ruido es gigante, cualquier temor es colosal. La nacarada luz de la luna eleva las mareas del alma, que se baten contra el cristal del tiempo en duelo desigual. Pero amanece. Siempre amanece. Pese al temblor de la tempestad. La victoria es dejar de tener miedo. Entrar de pie en el mar.

MVF©

 

Texto para la IV semana de octubre en la web solidaria cincopalabras.com

(Palabras propuestas: sol, incertidumbre, colosal, luna, victoria)

Manteniendo el fuego

Cuando todo estalló, ellas tomaron de la mano a los niños y los escondieron bajo sus hábitos, a los hombres los refugiaron dentro de los confesionarios. Desde allí, a través de las cortinas, las vieron acercarse a la luz del ventanal de la iglesia, para entonar los salmos. Desde allí, desde la oscuridad del asiento del confesor, las oyeron rezar sin que a ninguna de ellas le fallase la voz, sin que el ruido, cada vez más próximo, de los aviones, turbase su concentración. Desde allí las amaron, las temieron, las admiraron. Desde allí, se sumaron, en secreto, a media voz, a los rezos. Desde allí se sintieron reconfortados, y encontraron, en ese momento único, estremecedor, el pálpito de la llama, de la esperanza, la reconciliación.

MVF©

Colaboración, basada en la foto propuesta,  para los Viernes Creativos de El Bic Naranja