El viento de levante

 

http://www.fotoplatforma.pl/foto_galeria

 

Jeremías ―alias el Grajo― otea el cielo nada más levantarse. Aún no ha catado el desayuno y, de hecho, está acabando de abrocharse los botones de la camisa. Lo primero que hace siempre, nada más poner los pies en el suelo, es salir a la terraza para ver de dónde sopla el viento. Hoy viene de levante y eso indica que va ser una dura jornada. En días como estos, el Grajo reúne fuerzas con un buen desayuno: un par de huevos fritos con varias lonchas de panceta ibérica, vino de casa y un par de plátanos, aderezados con una generosa copa de orujo. Después carga su escopeta y sale al monte. Huele la sangre desde pequeño y, como a los grajos, le gusta escarbar en la maleza. Le apodaron así cuando hizo el servicio militar y salía todas las noches de caza con el sargento. Hoy vendrá tarde, cansado y sudoroso, pero cenará carne.

                                                                                MVF©

Texto elaborado para el concurso de Zendalibros bajo la premisa de incluir la palabra viento.

 

 

 

 

 

Algún día…

Ayer estuve leyendo las bases del concurso de Zenda. Relatos de entre cien caracteres y mil palabras que incluyan la palabra Viento. Es curioso, porque siempre he pensado que el viento lleva y trae muchas palabras. Estos días trae gritos que huelen a sangre y a dolor. No importan las razones que intenten darse de la sinrazón. No importa el nombre que se le de ni las fronteras que se levanten, porque los culpables están por todas partes y son de todos los lugares. Oigo los gritos en el viento que llegan cada vez más fuertes. La locura es real. Sí, he pensado al leer las bases de la convocatoria, algún día iré a Zenda y me quedaré a vivir allí.

 

Texto elaborado para el concurso de Zendalibros bajo la premisa de la palabra Viento

El mural

No tuve ocasión de tratarle y cuando lo conocí  ya no era el de los viejos tiempos. Se había quedado solo y malvivía entre las ruinas de una antigua edificación, víctima  de esa enfermedad surgida en los años ochenta que causaba estragos entre los que se enganchaban al oro líquido, esa infernal amante que los volvía ciegos, sordos y ajenos a todo cuanto no fuese  su mortal espejismo.

Hoy, cuando hace más de veinte años que encontraron su cuerpo entre los desperdicios y el abandono, con la única compañía de su última jeringuilla, me ha asaltado su recuerdo de improviso al doblar una calle y encontrarme de frente con el mural que pintó apenas un año antes de su muerte.  Las letras, de igual tamaño y forma, con una leve inclinación, perfectamente simétricas, guardan  testimonio del arte de quien las pintó.

Quintero, al final de su vida podía no ser el que fue, pero su espíritu seguía guardando la proporción y la esencia de los que nacen diferentes, con un extraño don. Detenida ante la magnitud de aquel sencillo, pero magistral anuncio, contemplé admirada los trazos sobre el muro lateral de la fachada: Matías Rodríguez ― Carpintería ―Leí―. Completaba la inscripción un dibujo hiperrealista de un armario, con sus cajones y espejo y,  al lado, un teléfono con una serie de números digitales, perfectos en todos sus ángulos. Bajo el anuncio una pequeña firma, escueta, pero muy personal:

Quintero.

 Ninguna letra clásica. Ninguna de imprenta. Pero todas ellas dotadas de su propia peculiaridad. Recordé mis estudios de grafología, y leí en cada una rasgos del extraordinario artista que tan poco tiempo nos había acompañado, y del que apenas se conservaba más testimonio ni recuerdo que aquel mural.

Letras desligadas, sin sus palos laterales, me hablaban  del desapego de su portador.  La N, interrumpida en la mitad de su curva, señalaba su falta de apoyo y respaldo, al tiempo que la R, puntiaguda, como saeta, mostraba su carácter contradictorio, reflejado igualmente en la barra ascendente de la T y en la extraña O que, en forma de rombo, daba muestra de una personalidad fuera de lo común, creativa y singular.

El ruido de una sirena me sacó de mi ensoñación y caí en la cuenta de que había pasado un buen rato mirando el letrero. Soplaba un viento frío y tenía los ojos empañados. Recordé hacia dónde me dirigía y los recados que tenía pendientes.

¡Quintero!

Pronuncié su nombre en voz alta y, soltando un bufido, arrojé de un puntapié contra una esquina una lata de cola que me estorbaba el paso en la acera.

 

Texto publicado en la revista Argentina Extrañas Noches- Literatura Visceral:

http://www.revistaextranasnoches.com/single-post/2017/04/01/El-mural

El homenaje

Su excelencia y arzobispo, monseñor Valverde, se preparaba para asistir al homenaje con el que las hermanas del convento de Santa Clara querían obsequiarle en el día de su  patrona,  como principal benefactor que era de su santa orden. En toda la comarca y parte de los alrededores, eran conocidos los dulces de la congregación. Los buñuelos y el tocino de cielo de las monjas podían conquistar al más austero de los ascetas. El arzobispo, como buen amante de  ancestrales tradiciones,  consentía en dejarse agasajar si eso convenía al espíritu de las religiosas, cuya comunidad no solo había crecido en los últimos tiempos, sino que despuntaba como una de las mejores en cuanto a organización y recaudación de fondos se refiere.

Cuando llegó, a las doce en punto del mediodía, para celebrar la homilía, las hermanas lo recibieron afectuosamente y él puso todo su empeño a la hora del sermón en resaltar las virtudes de la orden y el recuerdo de la Santa que había otorgado el nombre a la fundación; a resultas de su buen hacer, los fondos recaudados superaron todas las expectativas y monseñor, una vez acabada la ceremonia religiosa, se dispuso a dar buena cuenta de los entrantes que las monjas habían dispuesto a modo de compensación.

Después de los aperitivos y los entremeses, las hermanas sirvieron un  primer plato compuesto de  pato a la naranja con guarnición  de verduras de la huerta caramelizadas, cuya fina tersura se derretía en el paladar, todo ello regado por uno de los mejores vinos, también cosecha del propio convento, que basaba en la tradición vinícola buena parte de sus ingresos. Acompañaban al arzobispo sendos cardenales, habituales confesores de las hermanas, que no quedaban a la zaga en cuanto a la cata de vinos y degustación de carnes se refiere.

Como segundo plato sirvieron bacalao a la cazuela con gambas y pimientos rellenos, que el buen arzobispo degustó también con abundante vino, a la par que ambos cardenales, cuyas mejillas encendidas delataban los vasos que entre pecho y espalda iban endosando en el cuerpo.

Entre plato y plato, monseñor Valverde iba aflojando más y más el cinturón de su pantalón,  que terminó por aflojarse del todo al llegar los postres.

Cuando sus dedos, blancos y refinados, se alargaron para alcanzar un buñuelo, monseñor  apenas era capaz de respirar de la congestión que sentía.

ꟷNo puede dejar de probar la joya de nuestra cocina, monseñor –apelaba sor Ángela, aportando más  bandejas de  pasteles.

No uno ni dos, sino hasta cuatro o cinco buñuelos, amén de otros tantos tocino de cielo,  acabó degustando el homenajeado, antes de hacer el brindis y otorgar la bendición anual.

Aquel día permanecería por siempre grabado en la memoria de las hermanas de santa Clara, las cuales, no escatimaron gastos al encargar una placa con el nombre del arzobispo y ofrecer visitas guiadas hasta la tumba de su excelencia, que encontró la muerte al poco de acabar el refectorio, justo después del brindis en el que hizo mención, como todos los años, de la generosa cantidad que,  en caso de fallecimiento, legaba a la congregación de las religiosas.

 

jan-bruegel-lavisitaalagranja
Jan Brueghel: La visita a la granja

 

Relato elaborado para la página Relatos Compulsivos (Google +) en la que obtuvo el segundo puesto en el Concurso de Navidad  bajo el tema La Gula, organizado por dicha página.