Un día de estos

Un día de estos escribiré.
Me sentaré a escribir y soltaré
las letras encogidas,
las que yacen debajo de la cama,
de los tiestos de las plantas del balcón.
Las viejas letras, colgadas de las ristras
de cebollas, esas
que pican en los ojos, puñeteras,
y dejan
su acidez en la piel.
Las vocales redondas y cerradas
que han rodado enredándose
en mis pies,
las tercas consonantes descolgadas
que estorban los armarios,
las esquinas,
y me hacen dar traspiés.
Quizás, algún día de estos,
me atreva con las otras,
con las oscuras letras desterradas,
las dobles,
los porqués,
los solitarios acentos exiliados,
el ese, el este y el aquel.
Me asomarán debajo de la manga,
mientras compro manzanas en el súper,
los verbos descompuestos, las elipsis,
todas aquellas letras
que nunca escribiré
y tirarán de mí pidiéndome salida,
yo las disfrazaré
de siniestras ficciones malheridas
o de comedias negras sin saber
que cuanto más las vista y las camufle
más hablarán de mí.
Un día de estos, sí,
en cualquier momento,
me sentaré a escribir.

Fugitiva

A más distancia que los sueños.

El pensamiento dormido bajo el ala.

Sonámbula de noches desterradas

al confín del encierro voluntario.

-No siempre-

Fui un momento.

Haz de luces disperso sobre el cosmos,

murmullo de misterios

fraguados en el bosque de las rocas

al borde del silencio.

Allí dónde se une con la sombra

la media luz del tiempo

se encuentra el hilo que conduce

la materia hasta el denso

devenir de energía en que advenimos

desterrados del centro.